BIENVENIDOS A "AUTOMOVILISMO EN CARRERA"

Este sitio es para todos aquellos que disfrutan de las carreras , las estadísticas, el folclore y los rituales de las familias en los autódromos, y que quieren informarse, enterarse de curiosidades, votar en encuestas, aunque también lo pueden visitar aquellos a los que no les interesa tanto el deporte sobre cuatro ruedas, pero que igualmente desean actualizarse.
Aqui pueden dejar sus comentarios, participar de encuestas y opinar de lo que quieran.
Apto para todo público, "Automovilismo en carrera"¡¡¡¡¡¡es para ustedes!!!!!!

viernes, 4 de octubre de 2013

JUAN CRUZ FEDERICI DI PALMA: DISTINTO EL COLOR, LA MISMA FAZ

El envase es el mismo casi 50 años después del debut de Ruben Luis Di Palma en el automovilismo argentino. En su rostro se refleja la picardía, la audacia, la tenacidad, el talento y la chispa que el Loco arrecifeño cultivó en sus hijos, y también en sus nietos, la mirada cómplice con sus colegas, con su familia, y una sencillez propia de hombre de pueblo, y de deportista de ciudad a la vez.
A sus 19 años, Juan Cruz Federici Di Palma puede decir que tiene un peso por su apellido materno que poco se nota, ya que cuando ingresó al TC Pista Mouras la remó como uno más.
Federici Di Palma en su función de quiosquero
Sin importarle cómo lo vería desde otra óptica el mundo del deporte motor, Federici Di Palma y su familia hacen de todo para juntar el presupuesto para poder correr y ser protagonista como lo es ahora en el TCPM, con podios, triunfos y una huella a lo Di Palma: rifas, sorteos, peñas, todo es valedero y auténtico a la hora de apoyar a la nueva promesa arrecifeña.
En la última carrera del TC en Buenos Aires, Federici Di Palma dejó el show de las cámaras que rodeaban a su tío José Luis y a su primo Josito para ayudar a sus amigos del quiosco itinerante que funciona en cada carrera donde vaya el Turismo Carretera, e incluso el TC Mouras.
Con simpatía, carisma y una sencillez propia de su edad, Federici Di Palma atendió a cada cliente como si fuera un amigo de toda la vida: se encargó de cobrar, reponer la mercadería y hasta cebar mate a sus compañeros, los dueños del comercio.

"ABUELO, CORREMOS JUNTOS"

"Cada vez que me siento en la butaca digo, ´abuelo vos siempre estás en todas, esta vez corres conmigo´al Loco Ruben Luis, mi abuelo, aunque no lo tenga físicamente en la tierra, lo siento cerca cada vez que corro, al lado lo tengo, cada vez que acelero siento como si él me estuviera diciendo lo que tengo que hacer, es increíble lo que se me pasa por la cabeza antes de cada carrera", sostuvo en una entrevísta exclusiva uno de los nietos de la Dinastía Di Palma.

SACRIFICIO Y ROCK AND ROLL

Juan Cruz es un chico simple, como cualquiera de su edad, sin embargo, hay algo que lo hace distinto, comprometido, sanguíneo y auténtico: su frescura al fiel estilo Di Palma y la humildad fuera de pista.
"Si me tengo que levantar a las 7 de la mañana ara ir a ver un sponsor lo hago. No tengo el divismo, por ser un Di Palma, de hacer lo que quiero y cuando quiero. Para correr necesito presupuesto y tengo que conseguirlo yo, laburarlo yo. Todavia no termine el colegio, pero me tengo que poner a dar las materias para poder anotarme en alguna carrera. El automovilismo me quita tiempo, pero soy consciente que si no rindo lo que me falta, no me dejan seguir jaja", dijo risueño.

CONTINUAR UN LEGADO


La misma faz
Algo que pinta de cuerpo entero a Juan Cruz Di Palma, tal como quedó su nombre en el automovilismo, es el amor por lo que hace y la cautela con la que habla de su cotidianeidad automovilística y de la comunión con la gente: "Me conmueve que me paren por la calle para decirme ´¿sabes cuantas alegrías me dio tu abuelo´o el ´ay que parecido que sos´. Son cosas que me helan la piel, que mi abuelo haya generado durante décadas esa pasión por el automovilismo en la gente y que mis tíos también lo están haciendo. Obvio que me gustaría ser como él, pero a pesar de que tenemos un enorme parecido físico, Ruben Luis Di Palma hubo uno solo, lo único que puedo es rendirle mi mejor homenaje siendo campeón y llegando al TC, estoy seguro que estaría orgulloso de los esfuerzos que estamos haciendo. Lo recuerdo como una persona grata, humilde, muy pendiente de todo, un artesano de sus autos", contó el hijo de Andrea Di Palma.
Muy concentrado, atendiendo

TC PISTA MOURAS: EL TRAMPOLÍN 

Juan Cruz, al tiempo, analizó su temporada en el TC Pista Mouras, en donde viene siendo uno de los protagonistas e integrante del play off: "Desde que debuté que mi idea era pelear el campeonato. lo que pasa es que no creí que se iba a dar de una manera tan rápida. Me pone doblemente feliz ya el hecho de haber clasificado, porque no me olvido de las veces que llegué justo con la guita y después me tocó ganar. Eso muestra un esfuerzo, y obvio que quiero seguir cumpliendo y sumando, así que espero que sigan los podios y poder terminar el año con el 1, para dedicárselo al abuelo y a toda la gente de Arrecifes que tanto me ayuda. Con Alberto Canapino estamos haciendo e hicimos un buen trabajo".

LOCO UN POCO Y NADA MÁS

El pibe reconoce que todos los Di Palma tienen algo en común: un cierto grado de locura, pero a su vez dejó en claro que en la pista apuesta al perfil bajo: "Creo que todos mis familiares se caracterizan por ser muy tenaces y perseverantes. Difícilmente tengan miedo de algo, yo soy igual, cuando tengo una meta, trato de cumplirla, y a la hora de salir a correr, doy al máximo y a fondo siempre, como corresponde".
Sobre su futuro en el automovilismo, aseguró: "Todo depende de cómo andemos. Hay que hacerse de abajo y la mejor forma es seguir trabajando para conseguir los resultados. Y obviamente tratar de reunir el presupuesto siempre, porque no es fácil manejar los costos".



HERENCIA 

JC no es el único Di Palma de los nietos de don Ruben Luis que está compitiendo luego del clásico Josito en el TC: su primo Stefano debutó hace tres fechas en el TCPM luego de un gran paso por el karting. Asimismo, Dino, el otro primo, está corriendo en el Campeonato Argentino de Rally Cross Country. "Estoy muy contento por ellos, tienen muchas condiciones y aman lo que hacen. Y más bien que correr con mis primos es una satisfacción: ojalá coincidamos todos en una misma carrera un día como pasó con mis tres tíos y mi mamá, cuando era acompañante del Loco Ruben Luis".

-"Amigo!!! ¿que va a llevar? ¿un alfajor? LLeve éste que es chocolate, mire, su nieta se lo va agradecer, vea la carita, con un alfajor sólo no vale. LLevele estos caramelos, los chupetines, los pibes quieren golosinas para estar felices" -, fue el mensaje que le dio a un "cliente" en el quiosco itinerante del autódromo, que llevaba de la mano a una nena rubia, de unos 6 años.
Así, con esa espontaneidad y esa chispa típica de los Di Palma, Juan Cruz está a empezando a escribir su propia historia en el deporte motor, y que espera, sea muy similar a la de Rubén Luis, cuando tenía su edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada