BIENVENIDOS A "AUTOMOVILISMO EN CARRERA"

Este sitio es para todos aquellos que disfrutan de las carreras , las estadísticas, el folclore y los rituales de las familias en los autódromos, y que quieren informarse, enterarse de curiosidades, votar en encuestas, aunque también lo pueden visitar aquellos a los que no les interesa tanto el deporte sobre cuatro ruedas, pero que igualmente desean actualizarse.
Aqui pueden dejar sus comentarios, participar de encuestas y opinar de lo que quieran.
Apto para todo público, "Automovilismo en carrera"¡¡¡¡¡¡es para ustedes!!!!!!

domingo, 14 de diciembre de 2008

PERFILES: Henry Martin, con los autos desde la panza


San Juan siempre es protagonista año tras año en el automovilismo argentino, dada la gran convocatoria que despierta el autódromo “Eduardo Copello” de “El Zonda”, en el cual el TC 2000 y el Top Race llevan la adrenalina propia de estas categorías. En su momento en su momento el TC supo desfilar sus autos allí, pero con el tiempo el circuito quedó un poco relegado.
Asimismo, San Juan es la provincia en la que nació y forjó su futuro en el deporte Henry Martin.
La pasión por los fierros proviene de su familia, ya que sus papás, “Pocho” e Isabel, tenían tres niñas en la casa –Mónica, Estela y Nancy- y ansiaban tener un varón para que se dedicase al automovilismo.
Henry le dio esa alegría a su papá, principalmente, quien le puso ese nombre en honor a Henry Ford, fundador de la marca de la cual el sanjuanino y su progenitor son fanáticos.
En 1963, no era fácil llamarse Henry, y sus padres no podían anotarlo en el Registro Civil porque no les aceptaban ese nombre. Tardaron seis meses en tramitar el permiso para que su esperado hijo varón pudiera llevar el nombre de pila del mentor del “Ovalo”.
Enyi”, como lo llaman en su provincia, compitió desde muy pequeño en karting, a nivel nacional y sudamericano, y con los años pudo subirse a las monoplazas de la Fórmula 2, 3 y Fórmula Renault. En sus años de escuela de karting entabló una amistad que lo marcó a fuego con Ayrton Senna, e incluso llegó a venderle a la familia Martin un motor que el sanjuanino conserva intacto.
Entre Senna y Martin había sólo tres años de diferencia y comenzaron a compartir momentos en el automovilismo en 1979.
Mientras Ayrton Senna se subía por primera vez a un auto de Fórmula Uno, de la cual fue ícono e ídolo hasta su muerte el 1/5/94 en Imola, Martin estudiaba Diseño industrial en la Facultad de Mendoza, y no podía correr por problemas presupuestarios. Aquella realidad que le impedía competir a Henry en ese momento, se repitió en algunos pasajes de su carrera, al punto que en 2007 dejó de correr en TC y TC 2000 por falta de dinero y se dedicó de lleno al Top Race V6.
En 1997, Martin se consagró campeón de TC 2000 a bordo de un Escort Zetec de Oreste Berta, con un record de 13 victorias en un año, lo cual lo convirtió en el único piloto en haber logrado tamaña cantidad de triunfos durante una temporada en casi 30 años de existencia del TC 2000, algo que ni el propio Juan María Traverso pudo alcanzar, pese ha haber sido siete veces campeón.
Fue en ese momento, cuando Henry visitó la tumba de Ayrton Senna en Morumbí, Brasil, para dedicarle el título a su fallecido amigo.
Pero hay otra curiosidad en torno al nombre de Henry Martin, dado que en la época en que Henry obtuvo sus primeros triunfos en la Fórmula Renault, en los años ochenta, su apellido sufrió la pérdida del acento.
Y quien lo bautizó Henry Martin en vez de Martín fue Héctor Acosta, un periodista de ATC (hoy Canal 7) que era el único que transmitía las competencias de la categoría escuela para cualquier piloto argentino. Y tuvo una repercusión muy grande el cambio en el apellido, por lo que todos comenzaron a llamarlo así, incluso sus colegas.
Su fanatismo por Ford es tan fuerte que el último año visitó una muestra homenaje al TC en Saladillo y se rehusó a subirse al Chevrolet que manejó alguna vez Roberto Mouras, admitió que se sintió asombrado de haber visto autos míticos del Ovalo en aquel evento. Sin embargo, su debut en el TC fue con Dodge en 1992, y en la actualidad reconoce que si vuelve a la categoría nunca lo haría con un Chevrolet.
Muy creyente, Martin, quien es padre de tres hijos, le agradece cada vez que obtiene un triunfo a la Difunta Correa, un mito y un símbolo de San Juan, mientras que reconoce que su vida sin el automovilismo sería muy difícil. Por eso tiene su estructura competitiva en el Top Race, llamada “Henry Martin Motosport”, de la cual él y Norberto Fontana son de la partida. Allí trabajan egresados de la UTN y el sanjuanino no descarta que su escudería se sume muy pronto al TC, aunque él no ponga su auto en pista.
Respecto de su relación con los demás pilotos, el ex campeón de TC 2000 dice: “No soy de juntarme mucho con mis colegas, es difícil llevarse bien con un compañero de equipo porque ambos tenemos los mismos elementos”. Asimismo reconoce que “si tenía que estar mucho tiempo sin hablar con alguno, lo hacía. Una vez estuve dos años sin hablarme con el Pato Silva, pero yo cambié, ahora estoy más dispuesto al diálogo cuando hay un malentendido en pista”.


por Mariela Delay

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada